Saltar al contenido
Piedras Chacras 7

Turmalina negra: Usos y propiedades protectoras

Usos y propiedades de la turmalina negra

Se trata de un mineral que se utiliza como escudo protector y transformador de energías. Las propiedades que tiene son muchas y diversas, ya que ayuda a conectar el cuerpo, la mente y el espíritu, transformándolos en un todo equilibrado y en armonía.
La turmalina negra es por lo tanto muy efectiva para el tratamiento de problemas de salud y está orientada a fortalecer el sistema inmunológico. Por ello, su uso está muy extendido en diferentes tipos de terapias, rituales y Feng Shui.

La Turmalina Negra y sus propiedades

Esta piedra se compone de 15 elementos, entre los que destacan níquel, potasio y litio, y su origen lo encontraremos en Brasil, Madagascar, Australia, Tanzania, Sri Lanka, Rusia y Estados Unidos. Hay piedras de turmalina de múltiples colores – violeta, azul, rosa…-, pero, sin duda, la más poderosa energéticamente es la negra.

Usos y Propiedades de la Turmalina Negra

Turmalina negra

La energía debe siempre mantenerse en unos estados óptimos de paz y serenidad. Para ello este mineral  permite una total sintonía, y además ayuda a que las energías se purifiquen, convirtiendo las negativas en positivas, con el fin de que no nos afecten a nosotros ni a nuestro entorno.
Gracias a ello, los climas tensos se vuelvan más amables y las personas adquieren mayor flexibilidad y están más receptivas.

Además, como es una piedra con propiedades piro-eléctricas (esto significa que produce electricidad cuando se calienta) y piezo-eléctricas (es capaz de almacenar carga eléctrica), se utiliza mucho en el diseño de instrumentos de medición de presión.

Asimismo, la tiene un gran potencial para equilibrar y desbloquear los chacras, por lo que si practicas el Reiki, esta es una piedra que no debes perder de vista en tus prácticas y sesiones.

Propiedades protectoras

Es un mineral más que famoso por actuar como un campo protector de cuerpo y mente, y por ayudarnos a afianzar en el cuerpo las fuerzas positivas. Es perfecta además es para transformar nuestros malos pensamientos, y gracias a la estabilidad que nos proporciona su protección, podremos trabajar más tranquilamente en nuestras emociones.
En la dimensión espiritual, es esencial contar con ella, ya que nos mantendrá alejados de todo lo negativo que nos rodea y nos permitirá neutralizar las influencias exteriores que puedan llegar a afectar directamente a nuestro espíritu.

Cómo usar la turmalina negra

Estas energías negativas pueden llegar de diferentes maneras a nuestras vidas, bien desde nuestro interior o a través de otras personas, traducidas en sentimientos como los celos, la envidia o los resentimientos.

En definitiva, la turmalina negra es una pierda que atrae a la buena suerte: al limpiar las energías negativas, es capaz de crear el ambiente idóneo para que las cosas buenas pasen.
Y además, si en tu trabajo tienes un contacto físico continuo con dispositivos eléctricos, te protegerá de las radiaciones electromagnéticas.

Propiedades curativas y energéticas

La turmalina negra es sobradamente conocida por ser uno de los mejores minerales para mantener la salud física y mental. De hecho, sus propiedades te ayudarán en el plano psicológico, calmando los nervios emocionales en situaciones de estrés o depresión.

Por ello, por un lado es una de las piedras más efectivas para utilizar en procesos de meditación, y por otra es esencial para los terapeutas. De hecho, muchos de los que la utilizan en sus sesiones, piden al paciente que sostenga entre sus manos la turmalina, delante de su corazón y durante unos minutos.

En el plano físico, tiene también importantes propiedades con efectos beneficiosos para la salud. Es así gracias a que emite ondas infrarrojas que llegan directamente a nuestras moléculas de agua, haciéndolas vibrar. Como consecuencia de ello, la turmalina negra genera un efecto térmico que aumenta la temperatura en los tejidos y permite que la sangre fluya mucho mejor.
Así, te ayudará para mejorar dolencias de diferentes tipos, ya que libera al cuerpo de tensiones. Por ello, es una piedra clave en tratamientos para liberar al cuerpo de dolor, y los resultados que se obtienen son destacables.

La turmalina negra y sus propiedades

Pero si hay algo en lo que la turmalina negra tenga un papel protagonista, es en su capacidad energética, ya que mejora en gran medida las vibraciones de nuestro alrededor. Por ello, su uso más frecuente es en procesos encaminados a canalizar nuestras energías, tanto las interiores como las exteriores.
De hecho, actúa como un escudo: protege de las energías negativas y además las transforma en positivas, favoreciendo el crecimiento espiritual e intrapersonal. Ayuda a afrontar los problemas desde la de raíz, no eliminándolos, sino convirtiéndolos en experiencias más positivas.

¿Como usar la Turmalina Negra?

Esta piedra se considera fundamentalmente un cristal de tierra, por lo que su uso debe estar relacionado sobre todo con el chacra raíz, que es donde está nuestra fuerza para la sostenibilidad. De hecho, en las terapias de Reiki se recomienda ponerla en el plexo solar.
Su uso está también muy extendido en terapias magnéticas y en procesos de sanación con cristales, donde las turmalinas negras se conocen como las piedras con más potencial para la curación y como las más efectivas como escudo contra las energías negativas.

Para todo tipo de terapias, su utilización es muy sencilla, ya que sólo hay que colocar la piedra sobre el cuerpo. Por ejemplo, en un masaje curativo, la turmalina negra se pondrá encima de las zonas que estén causando dolor para poder aliviarlos.
En el caso de que lo que busquemos sea limpiar de energía un espacio, es recomendable colocar la piedra en áreas donde pasemos una gran parte del tiempo, como por ejemplo una mesilla de noche. También podemos poner una a cada lado de la puerta de nuestra casa, y así evitaremos que entren energías negativas.

Otra excelente manera de utilizarla es llevándola con nosotros en todo momento. Para ello, podemos usarla como pulsera, en forma de colgante o en una bolsita dentro de un bolsillo o en tu cartera.

Propiedades protectoras de la turmalina negra

Pero ten en cuenta un dato importante: es aconsejable tenerla fuera de la vista de otras personas, con el fin de que no se sobrecargue y limite su poder de transformación energética. Así que, si eliges llevarla en un colgante, mejor que sea largo y, si es factible, que esté el mayor tiempo posible debajo de la ropa.

¿Cómo limpiar y activar la Turmalina Negra?

Es fácil aprovechar los beneficios de esta piedra desde el primer momento. Lo único que tienes que tener en cuenta es que antes de usarla, deberás lavarla. Así, la limpiarás de las energías negativas que haya podido absorber. Pero es importante que este proceso no sólo lo hagas la primera vez, sino que lo deberás repetir de un modo constante, al menos mensualmente al principio, para más tarde ir aumentando paulatinamente los plazos de tiempo.

Para ello, métela en un recipiente de agua con sal toda la noche (lo ideal es que sea agua marina, pero si no es posible, no pasa nada). Después, debes aclararla con agua dulce. También puedes limpiar la turmalina negra con el humo de un incienso, siendo muy recomendables para ello utilizar mezclas de romero, sándalo o mirra.

Una vez limpia, el siguiente paso es activarla. Para ello, lo único que debes hacer es aumentar su temperatura, así que tienes tres opciones. La primera es el contacto directo con tu piel (el calor de tu cuerpo permitirá su activación); otro de los métodos es exponerla a la luz del sol (el que generalmente más se utiliza); y el tercero es dejarla durante toda la noche a la luz de la luna. Recuerda que para los tres métodos, es esencial que antes la hayas lavado.
Siguiendo estos sencillos pasos, tu mineral estará listo para ser utilizado y beneficiarte de su protección.