Saltar al contenido
Piedras Chacras 7

Ametrino: una singular y hermosa piedra

Propiedades del Ametrino

El ametrino es una piedra que apenas fue descubierto en los años ochenta del siglo pasado. Para muchos este cristal es la piedra del amor eterno. Un aceite elaborado a partir de esta gema es muy útil para realizar masajes terapéuticos.

Qué es el ametrino

También llamado ametrina, amatista citrina y bolivianito, es una gema única en el mundo. Fue descubierta por un gemólogo boliviano.

Su nombre proviene de la unión de “amatista” y “citrino” que son los minerales que componen esta hermosa piedra. A esta fusión tan singular se deben sus colores únicos y llamativos. Pueden encontrarse ametrinos de color amarillo sutil, morados, violetas y una gran variedad de tonos de lilas.

Origen

El ametrino es una muy rara y escasa variedad del cuarzo. Solo lo podemos encontrar en yacimientos que se encuentran en territorio de Bolivia. Esta es la razón de que también se le conoce como “bolivianito”.

La disposición púrpura que proporciona la amatista con el color amarillento del citrino, hacen que el cristal sea muy claro y casi transparentes.

Propiedades del ametrino

Ametrino

Esta piedra de poder debe utilizarse durante largos períodos de tiempo permitiéndole inundarnos con todas sus energías positivas. Tiene excelentes y poderosas cualidades curativas y nos ayuda a bloquear todas las fuerzas negativas que puedan afectar nuestro espíritu.

El ametrino nos brinda la capacidad de conectar lo físico con el espíritu superior. Nos facilita el paso a elevados niveles de conciencia y nos protege mientras realizamos nuestros viajes astrales.

Este cristal nos permite liberar nuestra mente del estrés diario y de aquellas situaciones que nos traen intranquilidad o pesar. Llevar con nosotros una piedra de ametrino nos ayudará a encontrar una solución a aquellas situaciones que nos parecen complicadas. Si la usamos durante nuestra meditación nos facilita abrir el tercer ojo y nos ayuda a concentrarnos mejor y por más tiempo.

Nos motiva a reflexionar sobre nosotros mismos y sobre las cosas que ocurren a nuestro alrededor permitiéndonos explorar todas las posibles soluciones de los conflictos que se nos presenten. Nos permite superar esos posibles prejuicios que tengamos hacia algunas personas. Es de gran ayuda para fomentar la convivencia en comunidad y a que respetemos a todos a nuestro alrededor.

El ametrino nos permite superar las contradicciones que puedan existir en nuestro yo interno y nos facilita hallar el control sobre nuestra vida. Promueve el optimismo y la autoconfianza y facilita el no dejarnos llevar por influencias externas que no nos convengan.

Propiedades curativas del ametrino

Este poderosísimo cristal nos permite solucionar esos posibles problemas que están profundamente ocultos en nuestro Ser.

Los poderes de sanación y curación del ametrino son muy variados:

  • Estimula el sistema nervioso oxigenando nuestro cuerpo.
  • Nos ayuda a superar la depresión y a sentirnos alegres y con más energía.
  • Reduce los dolores de cabeza en especial aquellos que fueron originados por el estrés.
  • Elimina las toxinas del cuerpo.
  • Disipa cualquier negatividad de nuestro alrededor y nos brinda energías positivas.
  • Fortalece nuestro sistema inmunitario, haciéndonos fuertes contra infecciones y enfermedades.
  • Nos ayuda a superar cualquier contratiempo que pueda ocurrir en nuestro sistema digestivo.

Origen del Ametrino

Signo del Zodiaco

Cualquier persona que use una piedra de ametrino le saca mucho provecho. Pero aquellos nacidos bajo la influencia de los signos Géminis, Leo y Piscis, disfrutan de una completa compatibilidad con este cristal y sentirán todo su poder.

Atributos

El ametrino combina el poder de la amatista con las energías del citrino, lo que le da una fuerza muy superior a la de otras piedras. Nos permite unir el mundo físico con la conciencia y nos protege durante nuestros viajes astrales.

Curación

Tiene una gran capacidad para hacernos llegar al fondo de nuestros problemas y nos ayuda a disipar las energías negativas. Regenera los tejidos del cuerpo y fortalece nuestros sistemas internos. Nos ayuda a eliminar la depresión y nos brinda energía para que logremos realizar esas tareas que hemos dejado pendientes.

Posición

Para que este cristal nos de todo su poder es muy recomendable llevarlo sobre nuestro plexo solar, por largos periodos de tiempo.

Rituales

Si en las últimas noches hemos tenido pesadillas constantes o estamos sufriendo ataques mágicos o psíquicos mientras dormimos. Es muy recomendable colocar en la cabecera de nuestra cama, una vela naranja y otra morada y entre ambas pondremos una piedra ametrino recientemente cargada.

Limpieza del Ametrino

Limpieza y Recarga

Podemos usar cualquiera de los métodos para limpiar este cristal, con una sola excepción, no debemos exponerlo a la luz del Sol ya que puede perder su maravilloso color.

Un método muy práctico para limpiar nuestra piedra es mantenerla debajo del chorro de agua, variando la temperatura fría y caliente. Haremos esto por un minuto fijándonos en que el agua no debe estar demasiado caliente.

El procedimiento para cargar nuestro ametrino es muy sencillo. Tomamos un plato y creamos una pequeña montañita de sal en el centro. Luego colocamos nuestra piedra encima de ella y la dejamos allí durante toda la noche.

Leyenda de la princesa Anahi y las lágrimas de miel

En las profundidades de la amazonia boliviana existe una bellísima e inesperada historia de amor. Cuenta la leyenda que la princesa Anahi del pueblo ayoreo, un día vio llegar a un extraño muy apuesto con el pecho reluciente. El visitante era un conquistador de nombre Don Felipe de Urriola y Goitía. Al encontrarse ambos se enamoraron de inmediato, sintieron un amor profundo y se unieron en matrimonio.

Su vida era plena y feliz, hasta que un día el hermoso Don Felipe salió a explorar sin compañía y se perdió en lo más profundo de la selva amazónica.

La princesa Anahi desconsolada por la pérdida de su amado comenzó a llorar día y noche. Una mañana subió a la cima de una montaña para buscar a Don Felipe y al no encontrarlo su llanto se hizo más fuerte.

Las lágrimas de Anahi caían sobre la tierra empapando las piedras que allí estaban y las convirtió en ametrino que reflejaban la luz de la mañana.

Don Felipe vio los destellos de luz que salían de la montaña y logró volver con su amada, para no separarse jamás.